Centro de Pomáceas UTalca lanza plataforma climática que predice estado de cosecha



En el contexto de la Cuarta Reunión Técnica del 2018, este centro tecnológico dio a conocer los alcances de esta tecnología que beneficiará a gran cantidad de productores de la zona central del país.

“IKAROS” es el nombre del sistema en línea que desarrolló el Centro de Pomáceas de la Universidad de Talca en el marco de un Proyecto FIA denominado “Sistema de alerta en línea para mejorar la condición y calidad de las manzanas”. Este trabajo permite, a través de distintos factores analizados, determinar las condiciones que tendrá la fruta meses antes de ser cosechada.

Esta plataforma web relaciona el clima con la calidad de la fruta, tomando la información meteorológica factores nutricionales y productivos que interfieren en el desarrollo del fruto.

José Antonio Yuri, director del Centro de Pomáceas expresó que “hoy culmina un proyecto FIA adjudicado en la cual se incorpora en una plataforma virtual el efecto del clima y la nutrición mineral sobre la calidad de las manzanas, finalización de casi 20 años de trabajo en la cual los aspectos climáticos se iban sumando a la calidad de la fruta y su nutrición. Esta la empaquetamos en una plataforma desarrollada en conjunto con el área de Bioinformática de la UTalca, y se presenta para que los productores interesados comiencen a suscribirse”.

Su objetivo es integrar la información agroclimática como herramienta de eficiencia en la producción de manzanas para exportación a través de nuevas tecnologías, concibiéndola como un sistema sitio-específico frente a la variabilidad climática.

FUNCIONAMIENTO

Esta moderna herramienta funciona con modelos que integran la información climática con factores nutricionales y productivos, con el fin entregar estimaciones relacionadas con fecha aproximada de inicio de cosecha, potencial de almacenaje, desarrollo de color, incidencia de daño por sol, incidencia de alteraciones fisiológicos y condiciones para vuelo de abejas, entre otros. A su vez, sintetiza e interpreta la información registrada en orientaciones de gestión productiva.

Por ejemplo si la primavera es fría o cálida, IKAROS calcula qué condición tendrá la manzana 4 o 6 meses después, cuando se coseche, o el riesgo a desarrollar alteraciones dependiendo del curso de la temporada y factores como temperatura y humedad, y a través de un su monitoreo, cambios potenciales que tendrá la fruta.

OPINIONES

Los diversos actores del área destacaron la importancia de la plataforma para el desarrollo de este tipo de agricultura. John Skinner, director de Desarrollo de Agrícola San Clemente expresó que “me parece una herramienta extraordinaria ya que es un ejemplo de cómo la investigación académica se puede poner al servicio de la industria y la comunidad frutera de esta Región. Entrega herramientas para la toma de decisiones basadas en la ciencia y el conocimiento. Además está disponible en la web para ser consultado en cualquier momento”.

Daniel Manríquez, director de Investigación y Desarrollo para Agrofresh Latinoamérica sostuvo que “es fundamental ir correlacionando factores de precosecha, en especial clima y nutrición con lo que vemos en postcosecha. Hoy esa conexión es vital, por muchos años la postcosecha estuvo desconectada de lo que pasaba en el campo, y el tipo de herramientas como esta permiten integrar todo lo que está pasando in situ hasta lo que verán los clientes cuando la fruta se esté recepcionando en algún lugar del mundo”.

René Martorell, ejecutivo de Innovación Agraria de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA comentó que “es un gran salto desde una tecnología para la gestión de los huertos productivos, en este caso del manzano, ya que integra variables climáticas y de manejo agronómico para advertir sobre posibles desórdenes fisiológicos y estimar el potencial de vida de postcosecha de la fruta, muy importante para todo los productos que se exportan”.

El Centro de Pomáceas en dos meses lanzará una guía de agroclimatología frutal junto al manual de uso de esta plataforma inédita en el país que busca facilitarle la toma de decisiones al productor. Abarcará el manzano y se pretenderá trabajar también con el cerezo.

Actualmente en la zona existen más de 20 mil hectáreas destinadas a la producción frutícola que podrían verse beneficiados con esta tecnología.

REUNIÓN TÉCNICA

En el marco de la reunión, se contó con la participación del productor y asesor Christian Abud, director Ejecutivo de C. Abud & CIA. El profesional presentó un estudio sobre “Cultivo del Cerezo bajo cobertores. Una experiencia cuantificada”.
“El objetivo de este estudio es entregar herramientas que puedan solucionar problemáticas a la industria en el cultivo del cerezo, cultivo de alta rentabilidad en que se usan cobertores plásticos surgiendo grandes interrogantes que intentamos despejar, sobre los atributos que puede entregarle el plástico a la fruta y las condicionantes que van en desmedro de la fruta”, comentó Abud.
El uso de cobertores en huertos frutícolas en Chile, es una herramienta promisoria para contrarrestar el estrés ambiental, el cual reduce la calidad de la fruta destinada a exportación. Sin embargo, es necesario establecer protocolos de manejo diferenciado respecto a la producción frutícola convencional.