Advierten que el costo por muertes prematuras en Chile por mala calidad es de más de 2800 millones de dólares al año



La cifra obtenida corresponde al cruce de información entregada por la OMS y una ONG norteamericana y el costo de una muerte por este flagelo, sin incluir gastos médicos para el Estado y la disminución de la productividad.
El equivalente a un 6 por ciento del presupuesto anual de Chile se pierde por muertes prematuras por la mala calidad del aire urbano. Así lo detectaron investigadores de la Universidad de Talca que se encuentra desarrollando un Proyecto FIC- Regional estimulando la sustitución de uso de leña- principal causante de la contaminación- por la adopción de energías renovables como el pellet.
Según el informe Breathelife de la OMS, en Chile ocurren alrededor de 6.500 muertes prematuras al año por causa del material particulado en el aire urbano, principalmente de adultos mayores. Además existe otra investigación de una ONG norteamericana HEI, que entrega una cifra alrededor de 4.900 muertes por año, por lo que se entiende como proyección, ya que el número de personas fallecidas depende del efecto acumulativo de años expuesto a aire contaminado.
Al igual que otros investigadores del medio ambiente, el Dr. Ricardo Baettig, académico de la Universidad de Talca, indica que la mejor manera de provocar reducciones significativas en la contaminación atmosférica invernal es la sustitución de la leña por pellets.
“La leña si bien es el combustible más económico, en realidad no lo es tanto cuando se evalúan en detalle sus características. Por ejemplo, a precios de abril 2018 en la región del Maule la leña tenía un costo energético de 34 $/kWh y los pellets en algunos casos bajaban hasta 40 $/kWh. Pese a que en precio por unidad de masa los pellets son el doble de caros que la leña comprada al metro cúbico, el mayor poder calorífico del pellets y la mayor eficiencia de los calefactores, los hace comparables”, indico el académico. “Por otra parte, al comprar la leña en sacos, el pellets es indudablemente más barato que la leña”, explicó el académico.
Germán Lobos coinvestigador del proyecto además explicó que “Si tomamos la cifra de la OMS de 6.500 muertes prematuras al año por causa del material particulado en el aire urbano, el costo social para Chile por muertes prematuras significaría un valor entre 2.600 y 4.100 millones de dólares, como límite inferior y superior, respectivamente. Para calcular dicho costo social se consideró el valor de la vida estadística por riesgo de enfermedad cardiorrespiratoria futura reportado por el Ministerio de Desarrollo Social, el cual fluctúa entre 398 y 633 mil dólares por persona, según el tipo de modelo estadístico utilizado. Además, hay que considerar que en estas estimaciones no se han incluido las pérdidas económicas en que incurre el país como consecuencia de productividad perdida por admisiones hospitalarias, ausentismo laboral, y días de actividad restringida, entre otros efectos”.

SUSTITUCIÓN DE LA LEÑA
Actualmente, todos los programas de recambio en Chile están sustituyendo entre 36 al 58 por ciento de las estufas a leña a un plazo de 10 años. Este es un costo alto proveniente de fondos regionales. Pero es un gasto muy rentable en términos sanitarios y para la productividad del país.
El profesor Baettig, de la facultad de Ciencias Forestales, director del proyecto FIC-R “Innovación en biocombustibles sólidos densificados de origen agrícola para consumidores domiciliarios urbanos e industriales”, destacó que es imperioso mejorar la calidad del aire urbano y “la mejor forma son los programas de recambio de estufas a leña por estufas a pellet, que por lejos son las que más contribuyen a esta contaminación en las ciudades. Es muy rentable en términos económicos si tomamos en cuenta cuáles son las pérdidas de salud y de muertes. Eliminar gradualmente la leña con un impulso mayor a lo que existe hoy, haciendo en lo posible más intensos los programas de recambio en Chile, que actualmente son subsidios para las ciudades más importante del país, como Curicó, Talca, Chillán, Los Ángeles, Temuco, Valdivia, Osorno y Coihaique”.
El profesor Germán Lobos indica que el estudio arroja que la generación de un recambio completo de estufas a pellets en una ciudad del tamaño y características de Talca generaría una reducción de muertes prematuras al año 2025 de 187 personas por año. El impacto económico favorable sería un rango entre 223 y 354 millones de dólares por concepto de mortalidad prematura evitada marginal. Mientras que costo total de implementación alcanzaría 76 millones de dólares. Es decir, una relación Beneficios sobre los Costos entre 2,9 y 4,7 veces.
Las propiedades del pellet lo convierten en el combustible más conveniente porque es renovable y no es de origen fósil y se produce a nivel nacional, por lo que no se deben pagar importaciones generando una productividad mayor en las economías locales.
NUEVAS TECNOLOGÍAS
Según el investigador, este año se produjo un aumento del precio promedio de los pellets de 6% respecto al año 2017. Lo que es una cifra alta debido que está ocurriendo un aumento de la demanda, además, como los pellets actuales provienen 100 por ciento de residuos madereros cualquier merma en la producción de madera disminuye la disponibilidad de materia prima para su elaboración.
“No solamente se pueden fabricar pellet de residuos de la industria de la madera. Sino que existen y se están desarrollando nuevas tecnologías para la fabricación de este biocombustible con residuos agrícolas como rastrojos de maíz, cáscaras de avellanas, paja de trigo, o de desechos agroindustriales que en ocasiones aportan a la mala calidad del aire como las quemas agrícolas. Aunque el uso inocuo de residuos agrícolas presenta desafíos que estamos enfrentando con en base a un proyecto FIC-R con aportes del gobierno regional del Maule”, finalizó.
Nosotros hemos estado trabajando bajo el concepto de que el aumento de demanda por pellets por los planes de recambio y las adquisiciones particulares de estufas a pellet, generarán un aumento constante de su precio años tras año. Para mitigar estos aumentos creemos que es posible poner en circulación una proporción creciente del potencial de biomasas no madereras que se generan en la agricultura. En la región del Maule se genera 1 millón y medio de toneladas anuales de residuos agrícolas eventualmente pelletizables y la producción actual de pellets madereros en todo Chile ha sobrepasado las 100.000 toneladas anuales. El proyecto se centra en dilucidar tratamientos y formas de acopio y producción para hacer que esta biomasa se combustione de forma eficiente sin generar problemas en las estufas. Además estamos estudiando los costos energéticos y económicos de transformar la leña en pellets. Nuestros resultados demuestran que hay un balance energético muy favorable y el aumento de costo por el uso del nuevo combustible se atenúa mezclando con biomasas madereras pretratadas. En todo caso el aumento de los costos de calefacción es algo que el país tendrá que decidir en su momento de cara a los costos sanitarios que está provocando el uso de la leña en los entornos urbanos.

VIDEOS