Demuestran que valor de pellet ya es más barato que leña

calefaccion_pellet16_utalca

Investigadores del Centro Tecnológico del Álamo (CTA) de la UTalca, establecieron incluso que el valor de esta biomasa seguirá siendo más económico en el futuro.

Datos evaluados por información del Ministerio del Medio Ambiente y  datos comerciales, denotan una diferencia entre un 5% y un 25% más barato para igual aporte de energía útil.

Como una oportunidad para sustituir las estufas a leña y disminuir la contaminación del aire por material particulado o humo generado por este tipo de calefacción, investigadores del Centro Tecnológico del Álamo (CTA) determinaron que actualmente el valor de pellet ya se encuentra en un valor más bajo que la leña. Esta conclusión se realizó en el marco del  Proyecto FIC- Maule “Innovación en biocombustibles sólidos densificados de origen agrícola para consumidores domiciliarios urbanos e industriales” que ejecuta el CTA y que busca, entre otras ideas, la generación de pellet a partir de rastrojos agrícolas.

Ricardo Baettig, profesor de la Facultad de Ciencias Forestales y director del proyecto destacó las cualidades que posee el pellet por sobre la leña. “Con la leña existe incertidumbre respecto a la cantidad de energía que se está realmente comprando por factores como la forma de apilamiento, la densidad de la madera y el contenido de humedad de esta, que junto a la eficiencia del calefactor son los  cuatro factores que definen la energía útil de este tipo de calefacción. Con respecto al pellet es totalmente diferente porque cuando se compra una bolsa de 18 o 20 kilos se sabe con casi total certeza cuanta energía se obtendrá a partir de esa cantidad. Ya que se vende por unidad de peso y tiene un contenido de humedad homogéneo y conocido”.

Hoy se puede hacer el cálculo con precios publicados por el Ministerio del Medio Ambiente que entrega mensualmente un boletín disponible a través de su seremi del Maule. Este arroja que el pellet a precio normal cuesta entre un 5% y un 25% más barato que la leña para igual aporte de energía útil. Si se logra capturar un precio promocional, incluso se obtiene que el combustible pellet resulta ser un 45% más barato. “Hoy nadie puede decir que la leña es el combustible más barato de Chile, ya que el pellet tiene un precio inferior al resto de combustibles como parafina, petróleo, gas licuado, gas natural y electricidad que son ampliamente más caras para producir calor”, añade Baettig.

Por lo tanto preferir el pellet se muestra positivo aunque la implementación de una estufa de este tipo es actualmente prohibitiva para un alto porcentaje de la población. Esto es lo que aborda el programa de recambio actual de la Seremi de Medio Ambiente que implica al año 2025 sustituir un 37 por ciento del parque actual de los calefactores a leña.

VISIÓN ECONÓMICA

Germán Lobos es economista de la Facultad de Economía y Negocios de la UTalca e investigador asociado del proyecto FIC. El académico explica que “el precio del pellet tiene aún un espacio amplio para que continúe disminuyendo en el tiempo; esto porque el costo de producción es un porcentaje bastante bajo del precio de venta que se observa actualmente. Dicho de otra forma, si la materia prima es el insumo más importante en la producción de pellet, entonces el precio de venta está aún muy lejos del costo de la materia prima. Por lo tanto, es razonable pensar que la competencia debería llevar a menores precios de mercado. Más aún, no se ven eventos en el futuro cercano que puedan cambiar esta tendencia. Esto implica que deberíamos observar un precio decreciente para el pellet y un precio en aumento para la leña”.

Los académicos reafirman que esta inversión parece ampliamente rentable desde el punto de vista social, ya que tiene otros beneficios o efectos indirectos, principalmente asociados a la disminución del costo de la salud, menores costos por inasistencia laboral y escolar, y mayores beneficios asociados a la menor suspensión de actividades deportivas, entre otros.

“Si pensamos que un 10 por ciento de los equipos a leña (boscas, estufas, calderas, cocinas) en la ciudad de Talca están en el estrato socioeconómico más bajo (viviendas de hasta 8 millones de pesos), estamos hablando de alrededor de 3 mil 500 equipos. En este caso un subsidio directo para financiar completamente el costo de las estufas a pellet en estos hogares le significaría al Gobierno alrededor de 6 millones de dólares. Si en este cálculo incluimos todas las viviendas de hasta 12 millones de pesos el costo del subsidio subiría a 27 millones de dólares e incluiría 15.750 equipos. En este último caso estaríamos llegando al 45 por ciento de los hogares de clase baja y muy baja”, agrega Lobos.