Centro del Álamo adquiere equipamiento para detectar metales pesados en biomasa

pistola Rayos X

El equipo, que funciona con rayos X, logra saber si la biomasa incinerable que se utiliza para calefacción o para calderas de industrias, es apta para consumirse sin contaminar a través de la detección de elementos químicos que esta pueda contener.

Con el objetivo de extender un servicio a diferentes empresas para certificar la calidad e inocuidad de materias primas que se utilizan para incineración, el Centro Tecnológico del Álamo, CTA,  adquirió una pistola que permite detectar metales tóxicos en diferentes materiales para combustión, evitando una potencial contaminación del aire.

El equipamiento que trabaja a través de una técnica de fluorescencia de Rayos X, obtiene la composición de elementos químicos que poseen las muestras medidas en un corto lapso de 30 segundos aproximadamente, y con la facilidad de trasportarse fácilmente a terreno para determinar qué elementos nocivos están en una muestra in situ.

“Por ejemplo si mido un polín obtendré inmediatamente una composición no normal, encontrándose cromo, cobre y arsénico que son los elementos que se ocupan para impregnar este producto. Además si buscamos una madera que se ocupará como combustión, y entrega una composición química anormal, podría detectarse si la muestra está contaminada o no, evitándose un grave proceso de contaminación”, explicó Ricardo Baettig, académico del CTA.

El equipo, que posee un costo de más de 20 millones de pesos, por tratarse de una tecnología de rayos X, necesitó una autorización de la Seremi de Salud del Maule para poder utilizarse  ya que  emite radiaciones ionizantes. “Esta técnica alternativa a los métodos tradicionales de estudios de contaminación, que son más complejos de poner en marcha, sirve como primera medición siendo más económica y trasladándose directamente al lugar de la medición”, enfatizó el investigador.

En Chile está prohibido quemar madera que esté tratada con químicos, debiéndose llevar obligatoriamente a relleno sanitario. “Eventualmente cuando hay sospecha de uso de maderas no apropiadas esto puede ser confirmado con la pistola, evitando que biomasas no inocuas  ingresen a circuitos comerciales, lo que sería muy nocivo para el aire y la salud de los maulinos”, finalizó Baettig.

La tecnología adquirida gracias al Proyecto FIC REGIONAL,  “Innovación en biocombustibles sólidos densificados de origen agrícola para consumidores domiciliarios urbanos e industriales”, se puede utilizar para medir la contaminación en los suelos o en los sedimentos de los cauces de agua, lográndose identificar rápidamente si hay prácticas que atenten contra el medio ambiente. Las técnicas que existen actualmente son más costosas y tardan mayor tiempo. El equipamiento que se destaca por ser portátil, no necesita operarse en laboratorio y no requiere preparación de las muestras.