Universidad posee primer Centro de Inocuidad Alimentaria del país

caso2

La creación de esta unidad fue posible gracias a la adjudicación de un Fondo para la Innovación de la Competitividad Regional.

Promover la salubridad y la higiene de los alimentos desde la producción hasta el consumo es el objetivo del primer Centro de Inocuidad Alimentaria de nuestro país, el cual es liderado por nuestra Universidad y financiado con aportes del Gobierno Regional Maule.

El Centro tiene como misión generar investigación y desarrollo, así como la provisión de servicios de laboratorio, vigilancia normativa, gestión y transferencia tecnológica. Su creación —que se gestó en respuesta a las numerosas demandas en materia de inocuidad generadas desde la agroindustria alimentaria del Maule y el país— fue posible tras la adjudicación de un Fondo para la Innovación de la Competitividad Regional (FIC-R), el año 2013.

El vicerrector de Innovación y Transferencia Tecnológica, Gonzalo Herrera, sostuvo que la importancia del Centro es que actuará en red y de forma coordinada con los distintos actores que participan en la producción de alimentos, siendo la Universidad el punto neurálgico para el desarrollo e investigación en la región del Maule.

“No sólo alimentos primarios se concentran en esta región, sino que también hay una importante industria procesadora, y es ahí donde apuntamos principalmente porque la inocuidad se ha convertido progresivamente en una variante clave para la aceptación de nuestros productos en el mercado”, comentó. 

VINCULACIÓN

Por lo anterior, la actividad del Centro estará estrechamente vinculada al medio empresarial, procurando responder a las demandas actuales y potenciales de los mercados mundiales en materia de inocuidad de la industria de fruta fresca, carne y cecinas, lácteos, miel, cultivos agrícolas y de procesamiento, entre otros productos.

“El proyecto fue aprobado en mayo de 2013 y desde que empezó comenzamos a trabajar en equipo, logrando 3 proyecto Fic este 2015. Hemos trabajado directamente en los 4 puntos que tiene este centro, el servicio de análisis, contando con nuevos profesionales manteniendo una demanda creciente de análisis al área agroindustrial; la investigación, que se ha trabajado con un gestor tecnológico, donde presentamos propuestas de trabajo en base a nuestra ideas según la necesidad de la empresa regional y el pequeño productor; vigilancia tecnológica, buscando nuevos desarrollos de avance generando un boletín de actualización en el área de inocuidad de alimentos. Y la gestión y transferencia tecnológica, con cursos a empresas metropolitanas y maulinas, con más de 7 cursos de especialización”.

“Este centro ha sido un éxito porque representa una necesidad en la producción de alimentos inocuos y de buena calidad, que no produzcan daños a la salud de las personas. Hay un reconocimiento actual a la importancia de enfermedades que pueden generar los alimentos no inocuos, por lo que nuestros servicios han sido ampliamente valorados en la región. Nuestro objetivo es apoyar al desarrollo competitivo de las empresas y la agroindustria regional con la finalidad de contribuir a optimizar la calidad y salubridad de los productos alimenticios, señaló la directora técnica del Centro, Ana Karina Peralta.

La académica, experta en gestión y seguridad alimentaria, enfatizó que es una necesidad regional y nacional contar con herramientas para apoyar a la industria en el control de sus procesos de elaboración de alimentos.

INVESTIGACIÓN

En una primera etapa, el centro se focaliza en el análisis microbiológico, con el fin de determinar si los alimentos están libres de organismos patógenos de acuerdo a las normas vigentes. Posteriormente, su capacidad se extenderá hacia estudios químicos, de modo de pesquisar eventuales presencias de compuestos nocivos, como metales pesados o de arsénico en el agua.